jueves, 4 de septiembre de 2014

Arroz con leche a tu salud, Blancanieves.


 Llevo todo el día recordando una imagen televisiva de mi infancia: Era el programa de la Dirección General de Tráfico que empezaba con la alegre secuencia de un coche estampanándose varias veces contra una roca tremenda mientras una voz en off nos alegraba la tarde con aquello de " El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra"
  Yo reconozco que en mi condición de cánido sentía una alegría malévola sintiéndome inmune. Pues no, los otros animales no sé, pero yo soy capaz de tropezar las veces que haga falta

  No se si recordáis mi affaire con la Madrastra de Blancanieves y como esa pequeña pájara le creó a la pobre la leyenda negra o como de nuevo me la dejé colar y acabó por robarme el coche.
  Esta vez temí lo peor al recibir una sentida carta de disculpa en la que me invitaba a su boda. Decía que era importantísimo que la perdonase o sería un mal presagio para su nueva y feliz vida junto a un príncipe encantador. De hecho me pedía que fuera su padrino ¡Nada menos!
  Ya me imaginaba alguna de sus jugarretas cuando llegase al lugar de la ceremonia y me encontrase mas solo que la una, pero en ese momento llegaron los tres cerditos alteradísimos por el notición: Ellos también estaban invitados, lo mismo que Pinocho, Caperucita, Pedrito el Pastor...todos mis vecinos.
  Quizá era cierto y se había  reformado, no sería yo quien les aguase la fiesta a todos.

  El día del evento nos reunimos todos en el lugar convenido, una capillita un poco apartada pero coqueta a rabiar. Yo lucía mis mejores galas, incluso gardenia en el ojal, no me había olvidado ni del arroz para cumplir con todas las supersticiones propias de estos casos.
  Pasó el rato y la novia no aparecía, pero todos sabemos que eso es lo que le da emoción a estas cosas.
  A las dos horas nos quedó claro que otra vez nos la había metido por la escuadra. El personal volvió a casa bastante mosca, después de emperifollarse para una boda real, pero eso no fue nada comparado con el globo que pillaron al descubrir que la niñata y esos enanos sarnosos habían aprovechado nuestra ausencia para desvalijarnos a fondo: No había quedado casa sin limpiar, ni la de paja, ni la de madera ni la de ladrillo, se las habían trabajado todas...

  Como en el fondo me esperaba algo así en lugar de hacerme mala sangre, cogí el arroz y me preparé un buen postre, que a mi Blancanieves no me amarga el día.

Arroz con leche de almendras

240 gr. de arroz bomba
100 gr. de azúcar + 1cs.para las almendras
1,5 l. de leche de almendras
1 palo de canela
la cáscara de 1 limón
canela molida

   Lavar el arroz bajo el grifo hasta que el agua salga limpia, sin restos de almidón.
   Poner a fuego medio la leche de almendras con el azúcar, el palo de canela y la cáscara . Cuando rompa a hervir añadir el arroz y cocinar removiendo frecuentemente hasta que esté en su punto y retirar. Poner en una fuente y dejar enfriar.
   Mientras en un cazo poner la almendra a fuego medio-alto, cuando empiecen a dorarse espolvorear con la cucharada de azúcar extra y remover hasta que estén caramelizadas.
   Servir el arroz espolvoreado con las almendras y la canela.

8 comentarios:

  1. No soy Blancanieves pero a mi también me alegra el día un buen arroz con leche, y si encima la leche es vegetal me encanta aún más. Saludos Lobo.

    ResponderEliminar
  2. Menuda Blancanieves, pero mira ella se ha perdido este arroz con leche que tiene un aspecto divino , oye y con leche de almendras no lo he hecho nunca, todavía más sano, con lo que a mi me gusta esa leche.
    Un besito mi querido lobo, espero seguir disfrutando de tus recetas, :) muakkkkk

    ResponderEliminar
  3. Eyyy Sr Lobo, casualidad que hace poco hice este arroz veganito, de hecho la publiqué en la app Cookbooth y la parroquia vegana quedó contenta. Pero confieso que el arroz con leche vacuna me quita más el "sentío"!
    El detalle de las almendras picaditas y caramelizadas le da un remate óptimo.
    Saludos
    Marisa

    ResponderEliminar
  4. Se te echaba un montón de menos!!!!
    Vaya con la blancanieves y los enanitos... oye, yo pondría una patrulla en el bosque y si los cogéis a picar piedras todos!!! jajajajaj
    besos

    ResponderEliminar
  5. Uy uy uy, la Blancanieves esa, ni reformá ni ná!!! menudo mal trago, pero hiciste bien, el arroz mejor con leche, que en las bodas no es lo mejor ;)
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Llegó el día de preparar este arroz con leche de almendrassss (que es que no puedo esperar para probarlo ) ya he mandado al bufón de la corte para que camele a las doncellas y se haga con unos dls. Esta tarde cae fijo.... por cierto.... Que ha pasado con tu olfato que no te viste venir a la guaiesnou esta ????? Mmmmmm por comerte las almendricas garrapiñasss :/ ;)

    ResponderEliminar
  7. Sr Lobo, vaya idea más rica nos estas dando...Tengo yo que probar este arrocito con leche de almendra!!Fantástica receta!!Por cierto la hoja es una berza, no?
    Besos Lobo

    ResponderEliminar
  8. Hola quería invitarte a unirte al directorio para blogs de recetas de www.recetapordia.es donde sólo tienes que registrarte y aparecerán los enlaces a tus recetas para que te visiten. Un saludo. Si tienes alguna duda puedes ponerte en contacto conmigo. Gracias.

    ResponderEliminar

Este bosque es muy chulo, pero a veces se siente uno solo...hazme un poco de compañía con tus cometarios.